El mes de diciembre se compara con el festivo de una semana, sin embargo, este diciembre del 2020 viene cargado de experiencias que bien vale revisar con pausa y resignificar nuestros aprendizajes para el futuro que viene.

Entre las muchas reflexiones que se comparte en redes. alguien decía  ̈este fue un año largo pero se nos pasó rápido, fue un año terrible, pero aprendimos y nos hizo fuertes, fue de aislamiento pero estuvimos más cerca que nunca…¨y estas, entre muchas expresiones, nos muestran que ha sido un año que nos implicó modificar los ritmos habituales de vida para toda la humanidad y para el planeta entero, son tiempos de cambios acelerados y nunca antes en la historia de la humanidad habían pasado tantos cambios en tan poco tiempo. Son tiempos y épocas especiales.

 

Es el momento de revisar las mejores lecciones que nos deja este año, no hemos llegado al final, es solo el comienzo de nuevos tiempos para la humanidad y para las organizaciones, no será un año perdido si tomamos las lecciones aprendidas y nos abrimos a descubrir cuántos nuevos potenciales tenemos por activar y desarrollar, con los retos que la nueva situación nos presenta.

 

1.Activar nuestro liderazgo y el de otros: Los estilos de dirección tradicional donde una sola persona dicta los topes adecuados de actuación y rendimiento, no han sido útiles durante este año que acaba de pasar y que ha demandado un estilo de liderazgo compartido, colaborativo e integrado de muchos conocimientos, donde la humildad es la protagonista de las conversaciones y decisiones en equipo. La necesidad de desarrollar una mentalidad ágil y creativa exige la apertura en conversaciones diversas. En estos tiempos han relucido los valores personales y organizacionales, donde los líderes juegan un rol fundamental para conducir la interpretación y expresión de éstos, con los  cuales hacer frente a clientes internos y externos. Se requieren líderes que desarrollen a otros líderes, en cuidado de los criterios organizacionales y en la toma de decisiones asertivas.

2. Flexibilidad personal y en los entornos laborales. Ha quedado demostrado durante estos tiempos que la superación de tiempos difíciles se hace más fácil y rápido para aquellos que tienen mayor capacidad de adaptación y esto tiene directa relación con la flexibilidad para incorporar cambios, aspectos como intentar nuevas actividades laborales, diversificar nuestros productos adaptados a condiciones de vida diferentes, oficinas en casa, nuevos recursos tecnológicos para desempeñar nuestra labor, horarios flexibles para el trabajo de oficina, entre muchos otros cambios que definitivamente vinieron para quedarse y cuanto más rápido adoptemos los aprendizajes y aceptemos que este es un tiempo donde el cambio es el principal protagonista, generará menos costos emocionales para las personas y las organizaciones.

 

3. Incorporación de nuevas tecnologías: Tal como venimos mencionando una de las grandes transformaciones que nos implica este tiempo, son las nuevas tecnologías, que aunque ya veníamos hablando años atrás de las mismas, muchas personas y organizaciones se resistían a adoptarlas, considerando que aún habría tiempo y algunos negocios seguían siendo productivos sin necesidad de estas.

 

Para todos es claro que durante estos tiempos se aceleraron los adelantos tecnológicos y la inteligencia artificial ha cobrado un protagonismo importante. La digitalización es clave en la adaptación a la nueva ¨normalidad¨ y la forma de estar en conexión con toda la red de clientes, proveedores, colaboradores y en general los sistemas organizacionales, facilitando la comunicación oportuna y a velocidades nunca antes vistas.

 

Por supuesto la incorporación de nuevas tecnologías implicarán muchos aprendizajes que si ponemos en práctica nuestros recursos adaptativos se superarán mucho más rápido.

 

4. Adoptar modelos cooperativos para la búsqueda de soluciones: También este tiempo nos ha enseñado que no estamos solos, y el espíritu competitivo que caracterizaba al ser humano, empieza a tener una transformación, abriendo espacio a las relaciones e interacciones colaborativas como mecanismo para sobresalir de situaciones que nos pesan en colectivo, el espíritu colaborativo y sentimiento de manada son el camino idóneo para que el ser humano supere la crisis mundial actual y para las pequeñas y medianas empresas han sido la alternativa perfecta para sobrevivir y renovarse, optimizando sus costos de operación.

 

5. Reconocimiento de nuestro ser trascendente o espiritualidad:  lo menciono al final no por ser el menos importante, sino, por ser el aspecto más importante dentro de los aprendizajes que nos deja este 2020, y es que en las situaciones más complejas de la humanidad es donde surge la búsqueda de los significados más profundos de la vida, el querer comprender la razón de ser de nuestra existencia y la significación de los estilos de vida que hemos creado, y si estos protegen o no la vida misma y aquello trascendental que la sostiene.

 

Y en estos tiempos de transformación, vuelve la necesidad de buscar esa conexión profunda que nos de la seguridad que hemos buscado en cosas externas como el trabajo, quizá una reputación social, un rol que se busca desempañar, en fin.  Ha llegado el momento de buscar la felicidad dentro de nosotros mismos y esto ha abierto la puerta para que aún, dentro de las organizaciones, se comprenda que éstas son un espacio para aprender y reconocer que todos estamos en la misma labor de desarrollarnos, que cada compañero e interacción laboral es también un maestro que trae algo para enseñarnos. Llevamos nuestro templo adentro y trascender nuestra condición humana y llena de miedos, libera el potencial creativo, renovador y la genialidad que hay en cada ser humano.

La innovación de las empresas está en las personas que la conforman, no en sus procesos ni en sus tecnologías, estas son consecuencia de la capacidad creativa de las personas, de allí que la gestión de la felicidad en las empresas resuena hoy como el camino seguro para trascender la situación actual.

 

 

Aunque estos aprendizajes han surgido en situaciones especiales y diferentes y por supuesto dentro de un contexto único, buscamos generar  tópicos de reflexión que permitan abrir nuevas posibilidades para el camino que continuamos. Estamos atentos a escuchar también tu opinión y a continuar desarrollando reflexiones que aporten y fortalezcan nuestros recursos para el 2021.

Entremos en contacto para que puedas recibir las formaciones adecuadas que te ayudarán a entender y a aplicar las lecciones que nos ha dejado este año 2020.

Omaira Giraldo Soto.

Gerente de Felicidad en Open Mind Advisor.