Desarrolla tus Habilidades Blandas

Estamos en la era de la transformación digital y la automatización de procesos. Un avance muy significativo para el mundo en general ha sido la aplicación de inteligencia artificial para la realización de tareas humanas con mayor efectividad y eficacia.

Según wikipedia, “el término Inteligencia Artificial coloquialmente, se usa a menudo para describir máquinas (o computadoras) que imitan funciones «cognitivas» que los humanos asocian con la mente humana, como aprendizaje y resolución de problemas».

Otra definición un poco más técnica cita que “la Inteligencia Artificial es el desarrollo de métodos y algoritmos que permitan comportarse a las computadoras de modo inteligente”. El propósito de la IA es hacer computacional el conocimiento humano.

Un ejemplo de inteligencia artificial son los autos que ya se conducen solos, las recomendaciones de Netflix  y los asistentes como SIRI y ALEXA, lo que demuestra que la inteligencia artificial ya hace parte de nuestras vidas a diario. Existen infinidad de sistemas y softwares que trabajan con inteligencia artificial para hacer la vida de los humanos más fácil, permitiendo dedicar más tiempo a tareas que aún una máquina no puede realizar.

¿Y si la inteligencia artificial llega a aplicar a muchos más usos? y ¿si más sistemas robotizados inteligentes comienzan a sustituir a los humanos? En gran medida ya está pasando. La robótica y la inteligencia artificial están sustituyendo a las personas cuyos trabajos son operativos y repetitivos, ejecutando conductas aprendidas y al mismo tiempo, aprendiendo más por si sola de los resultados que sus acciones obtienen cada vez, llegando a perfeccionar en gran medida cada actividad y disminuyendo el margen de error en las mismas.

¿Pero de dónde sale la Inteligencia artificial? De los humanos. ¿Cómo se hace inteligente un sistema computacional? Con ayuda de los humanos. Los algoritmos son desarrollados e implementados por humanos, parametrizando y “enseñando” a realizar las tareas que el humano realiza de acuerdo a su raciocinio y a su experiencia en las mismas, todo se desarrolla a partir del conocimiento que usaba el operador humano (experto) que realizaba esa tarea.

Todo lo anterior no quiere decir que los humanos nos quedaremos sin ocupación, al contrario la inteligencia emocional, las habilidades blandas y habilidades cognitivas de los humanos serán mayormente valoradas en ocupaciones que así lo requieran. Los humanos enseñan a las máquinas la lógica de su propio pensamiento, es decir, una persona que programe sistemas debe tener habilidades de razonamiento muy marcadas, junto con una capacidad de transmitir y lograr que la máquina pueda inicialmente tomar mejores decisiones.

Compartimos a continuación un artículo de la organización referente a nivel mundial en Inteligencia artificial, Deepmind donde se evidencia el papel fundamental del humano en el aprendizaje de agentes y algoritmos. Haz click aquí para leer.

Si necesitas potenciar tus habilidades blandas y las de tu equipo, para estar vigentes en el mercado digital, y ocupar posiciones relevantes e insustituibles, en Open Mind Advisor contamos con entrenamientos específicos para el desarrollo de habilidades blandas y todo lo referente con el ser y su complejidad  psiconeuronal. Contáctanos para más información o visita nuestra web.