¡Hoy es viernes de mandalas!

¡Llegó la meditación OMA de esta semana!


Recuerda que cuando nos concentramos en su pintura
la mente se calma, como si estuviéramos meditando. Es así como surgen
sensaciones positivas como la paz y la alegría. 

¡Activa tu potencial!

Descarga el mandala aquí


¡Es posible vivir sin culpa!

La culpa aparece cuando sentimos haber actuado equivocadamente o injustamente ante una situación o ante otras
personas. Surge desde la creencia de haber traspasado los límites de nuestras
normas éticas, o quizá de las que nos ha dado la cultura, la familia o el ámbito
de acción en donde estamos operando.

La culpa surge como un primer
mecanismo de toma de consciencia sobre nuestro hacer y su efecto en el entorno, necesario para empezar a generar actos de reparación y de responsabilidad
por nuestra vida. Sin embargo,
este acto de consciencia puede venir acompañado de un sentimiento de vergüenza que puede
llevar a muchos a la necesidad de ocultar sus errores.

Entonces una vez reconocido ese sentimiento ¿cómo afrontarlo? 

Aquí te dejo dos elementos para afrontar la culpa: 

1. Consciencia.

El primer paso es tener la consciencia de que se ha hecho algo no
adecuado. Aunque en muchos casos eso "
no
adecuado" puede ser el asumir una responsabilidad que no te corresponde, el hacer
consciencia te permitirá generar nuevos afrontamientos.

2. Activar los actos de reparación. 

Esto tiene que ver con generar comportamientos que evidencien que estás siendo responsable y que has comprendido aquello sobre lo cual te equivocaste antes. Es
más efectivo ser responsable que ser culposo: en la responsabilidad asumes las
consecuencias de los actos y, por lo mismo, difícilmente repetirás los mismo
comportamientos que te conducían al error.

Ser consciente es
caminar la vida sin culpas y en disposición para aprender de cada experiencia.

Caminar sin culpas es tener la
libertad de elegir un camino ético y no caer en la trampa de que otros dicten o
califiquen mi hacer... una trampa en la que puedo terminar siendo manipulado por las
intenciones o necesidades del otro.

Una persona libre se mueve por la
vida sin culpas.

¡Activa tu potencial!

Tres acciones para empezar a amarte más a partir de hoy

El amor propio se refleja en la calidad de la relación con nosotros mismos. 

Es el primer paso de la autovaloración y el gesto mas valioso que podemos hacernos, pues nos lleva a no ser permisivos o a tolerar el abuso de terceros a nuestro ser.

Y es que son nuestros hechos los que nos regresan el poder personal y, como consecuencia, nuestra energía y nuestra valoración se proyecta hacia las personas con las que interactuamos en la cotidianidad.

Existen muchas forma de amor propio y de autovaloración. Sin embargo, hoy te invito a reflexionar y a practicar estos tres actos que pueden marcar la diferencia en tu vida si decides iniciar el camino de la autoestima: 

1. Haz algo que te guste pensando en ti antes que en complacer a otros: 

Hay personas se por actuar con tanta necesidad de complacer a otros terminan renunciando a sus propios deseos e incluso sacrificando algunos placeres personales. A la larga, esto debilita la autovaloración y, como consecuencia, también se termina afectando las relaciones con los seres queridos o con las personas por las que se están sacrificando. Ser capaz de actuar pensando en ti, sintiendo el placer de quererte a través de pequeños hechos, es el primer paso. Esto te llevará a sentir que eres una persona que puede ser amada y, a su vez, aprenderás a sentir el placer de recibir amor.

2. Ponle freno hoy los pensamientos sobre ti que te juzgan, te rechazan y regálate afirmaciones sobre tus fortalezas.

Pensar de manera apreciativa e enfocarte en tus cualidades y talentos eleva tu autoestima y fortalece el amor propio. Esto no significa que debes desconocer tus oportunidades de mejoramiento; pero cuando tu pensamiento solo se centra en auto-enjuiciarte, descalificarte y criticarte, con el tiempo pierdes el placer de sentirte un ser talentoso para compartir con otros. Si no te amas a ti mismo, ¿cómo esperas ser amado por otros?

3. Hoy vístete como te sientas muy atractivo: 

Otra acción de amor propio muy importante, que se proyecta contundentemente hacia los demás, es sentirte cómodo con tu cuerpo. Esto incluye la sensación de bienestar que te da la forma como te vistes: cómodo, atractivo y proporcionándote placer. Esta es una manera práctica de expresar desde el cuerpo el placer de hacer presencia en la vida, el placer de habitar este planeta

Espero que estas prácticas sencillas pero contundentes te den algunas ideas de cómo practicar el amor propio a partir de hoy. Existen muchas formas de hacerlo, pero con estas puedes iniciar tu camino. 

#ActivaTuPotencial


¡Descarga, pinta y comparte!

¡Bienvenidos a la meditación OMA de esta semana!

Los efectos de los mandalas son conocidos por todos. Cuando nos concentramos en su pintura la mente se calma, como si estuviéramos meditando. Es así como surgen sensaciones positivas como la alegría, la paz, la creatividad, la confianza en sí mismo y la seguridad. 
Descarga el mandala que preparé para ti, AQUÍ. 
Coloréalo como gustes y luego compártelo en mi cuenta de Facebook. 

#ActivaTuPotencial 


¡Aprende a soltar en cuatro pasos!

Son muchas las situaciones donde puedes verte atada o atado al pasado: porque fue hermoso y se te va la vida tratando de
regresar a él o buscando situaciones similares a las vividas, o porque fue tan doloroso que pasas tu vida quejándose de lo que pasó, de lo que no debió haberte pasado o con miedo de volver
a vivir una situación similar. Esto, sin duda, evidencia que no has soltado determinada situación. 

Una de las señales que te evidencian que no has soltado el pasado es la
perdida de vitalidad o de libertad para expresar tu verdadera potencia
de vida. En las conversaciones aparece repetitivamente una situación por dolorosa, la comentas con dolor o en lugar de víctima o, si fue agradable, la
comentas con nostalgia e incluso con mucha emotividad.

Lo que debemos recordar es que la vida está en constante movimiento, y por tanto una de la habilidades más requeridas para soltar el pasado y abrirnos a
las nuevas experiencias es tener una disposición consciente y abierta al aprendizaje. La vida, en su inmensa sabiduría, te vuelve a repetir las experiencias que aun no has superado o de las que aun tienes pendiente algún aprendizaje.

A continuación te doy cuatro claves para soltar tu pasado y
abrirte a las nuevas experiencias:

1. Aceptación.

La
mirada realista de las situaciones, y la valentía para ver las cosas tal como
son y no como yo desearía que fueran, es el primer paso para soltar un pasado
que no nos está haciendo bien.

Muchas personas no se retiran de una situación difícil porque siguen interpretándola de la forma en que les duele menos, pero en el fondo la
situación es tortuosa. Ejemplo de esto son las mujeres que han permitido el
maltrato en sus vidas y que, cuando hablan al respecto, usan expresiones como "él
en el fondo me quiere". A través de estas explicaciones, algunas mujeres siguen aferradas a una
situación que les hace mas daño que bien. Todo lo que haya detrás de esa situación
es lo que hay que aceptar y reconocer con valentía.

2. Sanar

Una vez
hayas aceptado la situación, es necesario sanar la herida emocional que esto ha
causado. En ello muchas veces está el sanar otra experiencia anterior que fue
la que te condujo a someterte nuevamente a una situación que no te hace bien.
Perdonar no solo implica decir al otro "no te guardo rencor", "ya es algo del
pasado" o "continuemos dejando el pasado atrás". Esta es solo una parte del perdón. También es necesario perdonarse a uno mismo por haber causado que las cosas
sucedieran de forma determinada; comprender la responsabilidad
que se tiene en la situación y, fundamentalmente, comprender el aprendizaje que la situación ha traído en la vida. Solo de esta forma puedes perdonarte, perdonar a la otra persona y comprender que todo era necesario para tu desarrollo y tu aprendizaje.

3. Agradecer. 

Estar
en gratitud con la vida y con todas las personas que han hecho posible tu desarrollo genera estados de liberación y fuerza que te darán autonomía para
decidir lo que quieres hacer con tu vida para no solo vivir como víctima de ella.

En la gratitud puedes recordar una situación difícil,
hablar de ella, ahora sí con la claridad de que gracias a esa situación hoy eres una persona mas madura. Puedes reírte de la situación con la claridad de que
difícilmente el futuro permitiría volver a repetirte esa experiencia. Puedes mirar las personas implicadas en tus aprendizajes
anteriores sin temor, ya que una vez logrado el aprendizaje tienes la fuerza para dejar la situaciones
atrás y estás lista o listo para vivir de una forma diferente.

4. Acciones claras donde
abro las puertas al futuro.

Esto implica el poder actuar en coherencia con
la evolución y el aprendizaje logrado. Mirar tu futuro con amor es volver a
liberar los sueños, tener la claridad de lo que hoy mereces aún después de
haber vivido los aprendizajes.

La pregunta después de haber soltado el pasado sería ¿Qué quieres hacer con tu vida ahora que tienes estos aprendizajes? ¿Qué mereces ahora y estás dispuesta a hacer que suceda en mi vida? Dedícate a caminar con tus alas
abiertas y con la confianza de que si vienen nuevos aprendizajes, ahora tienes más
herramientas para afrontarlos, superarlos y seguir liberando tu potencial de
vida.


Estos estados de ánimo nublarán cualquier decisión que tomes

Usualmente creemos que tomar una decisión es un ejercicio
estrictamente racional. Y si bien el análisis y la reflexión necesarios para la
toma de decisiones implica un ejercicio en el que influye la razón, éste se puede ver afectado
por los estados emocionales y las condiciones biológicas naturales.

Esto implica que la calidad del descanso, de la alimentación
y del estilo de vida que se tiene influya sustancialmente en la calidad de las
emociones y, por ende, en las decisiones que tomamos.

Una persona con maestría emocional cuida de sus niveles de
energía y de su equilibrio emocional en aras de tener la claridad
necesaria para tomar las mejores decisiones. Los propósito son que sus pensamientos no inhiban el
sentimiento necesario para que su intuición ilumine aspectos que la razón no
alcanza a interpretar de las situaciones y que el sentimiento
tampoco nuble la razón, pues dicha persona caería en la toma de decisiones impulsivas y
emocionadas.

Teniendo en cuenta esto, quiero mencionar tres estados emocionales que usualmente nos impulsan a tomar decisiones pero que no son los mejores consejeros a la hora de hacerlo.

1. Ira. 

El estado de rabia puede ser una fuerza potente capaz
de transformar una situación de manera importante, si se canaliza para actuar conscientemente, usando la fuerza para transformar el entorno e incluso
transformar los aspectos a mejorar. Sin embargo, en ocasiones las ira llega y se
apodera de las personas hasta el punto de hacerle perder los
estribos. Es durante esa rabia que hace actuar de forma desbordada en la que
usualmente surgen las equivocaciones en las decisiones que se toman bajo este estado
emocional.

¿Qué hacer? Practica meditación, algún deporte y, en general, actividades que te permitan autoconocerte. Antes de que la ira se apodere de
ti retírate de la situación, evita actuar bajo esta emoción y ocúpate
responsablemente de crear el espacio para conversar cuando los ánimos estén
equilibrados. Ese sí puede ser un momento para tomar decisiones acordadas, con
compromisos más a largo plazo.

2. Presión por el éxito.

Aunque este tipo de emoción no
está impuesta desde afuera generalmente (o por lo menos no siempre se manifiesta de forma
evidente), es una presión que muchos líderes o personas perfeccionistas se
generan a sí mismos. El afán de éxito, las ganas de ser ganador o de brillar como el
mejor pueden enceguecerte en ocasiones, y hacer que dejes de contemplar variables
importantes ya que prima el sueño de llegar rápidamente a la meta soñada.

¿Qué hacer? Ocúpate mas de vivir el proceso, si haces el
camino de la mejor forma y das cada paso pensando el bien común y en la mejor
resolución de lo que tienes a mano, el futuro inevitablemente te conducirá al
éxito. Pensar demasiado en tu logro final te hace perder la claridad de lo que
hay que resolver en el presente.

3. Fatiga.

El exceso de actividades operativas o la sobrecarga
de tareas, asociadas a un descuido en la alimentación o en las actividades que
nivelan tu energía, te puede estar llevando a querer resolver muchas situaciones lo
más rápido posible sin dedicarte la suficiente atención y resolviendo demasiado
rápido ciertas situaciones que merecen mas reflexión. A la larga, esto te conducirá a más reprocesos o a actividades que requieren volverse a hacer o a analizar.

¿Qué hacer? Prioriza tus actividades. Tú eres lo más importante, en especial
tu bienestar y equilibrio. Cuida el tener un ciclo de sueño adecuado, la
alimentación adecuada y una actividad física y de ocio, así como espacios afectivos que realmente
sean valiosos para ti. 

¡Activa tu potencial!


¡Descarga, pinta y comparte!

¡Bienvenidos a la meditación OMA de esta semana!

Los efectos de los mandalas son conocidos por todos. Cuando nos concentramos en su pintura la mente se calma, como si estuviéramos meditando. Es así como surgen sensaciones positivas como la alegría, la paz, la creatividad, la confianza en sí mismo y la seguridad. 
Descarga el mandala que preparé para ti, AQUÍ. 
Coloréalo como gustes y luego compártelo en mi cuenta de Facebook. 

#ActivaTuPotencial