La grandeza de los líderes se evidencia en la capacidad de sus conversaciones para retar e influir en su equipo. Estos deben facilitar, a cada persona que lideran, el encontrar sus propios caminos para expresar su potencial así como estimularlos al ver los avances de manera progresiva.

Los siguientes hábitos harán de tus conversaciones un espacio poderoso de acompañamiento y dejarán a tu equipo con deseo mantener y fertilizar las conversaciones que tienen contigo:

1.  Escucha en profundidad.

Un líder que trabaja su escucha, cuida su enfoque en la otra persona y, de no ser posible, ofrece un espacio donde pueda prestar toda su atención en lo que su interlocutor está planteando. La escucha en profundidad cuida que su postura corporal y gestos evidencien su atención total para el interlocutor y, por ultimo, se asegura de no interrumpir hasta que la persona termine. En otras palabras, cuida que su pensamiento esté ocupado en lo que el otro está diciendo y de alguna forma esto le ayuda a estar en el presente.

2.  Parafrasea. 

Repite en sus propias palabras el mensaje escuchado. Esta es la forma más clara de evidenciar la comprensión de la idea recibida.

3.  Genera empatía.

Acompaña la conversación con expresiones genuinas y generadoras de confianza para transmitirle al otro que logra ponerse en su lugar.

4.  Empodera. 

Un conversador poderoso genera empoderamiento y lo hace a través de feedback positivo señalando las capacidades que ha observado y que facilitan asumir nuevos retos. También empodera generando preguntas reflexivas cuando el interlocutor se encuentra asumiendo postura de víctima. Estas preguntas permiten que el otro encuentre nuevos referentes que en el momento no está observando y es la razón por la cual encuentra recursos cada vez que conversa con el líder.

5. Da foco: 

Ayuda a la concreción de ideas y a la asimilación de las ideas tratadas. Las conversaciones son planteadas con objetivos claros que comparten los integrantes de la misma y hay cuidado en el manejo de los tiempos, con lo cual se evidencia respeto y cumplimiento con las personas implicadas en la conversación.

¡Activa tu potencial!