Las personas que hacen
una diferencia real en el mundo no tienen poderes mágicos ni son,
necesariamente, seres privilegiados. Muchos de ellos han sobrevivido a
situaciones adversas pero han encontrado la manera de levantarse a sí mismos,
han buscado la forma de elevarse por encima de sus circunstancias para
transformar sus propias vidas y, en muchos casos, la vida de quienes les
rodean.

En mis
reflexiones sobre las características de personas, lideres y figuras
representativas que logran marcar una diferencia importante o impactar en su
entornos, he tenido el privilegio de conversar con algunos de ellos, y aun que
las personas que influyen de manera significativa en el mundo, no son el
volumen mas alto de personas, si son las que logran dejar las huellas mas
importantes que se vuelven referentes útiles para muchas otras personas.

¿Cómo han logrado ellos generar un impacto significativo en su entorno?

Estos son algunos comportamientos fundamentales que he podido observar
en  las personas que han impactado positivamente
en su entorno:

1. Ellos decidieron encontrar lo que les da sentido y propósito a su vida y
dedican su hacer a ello.

Quienes logran
influenciar positivamente el mundo  han
decidido seguir esa percepción interna de tener un propósito y sentido por el
cual están en el mundo y se han tomado el riesgo de buscarlo y honrarlo, muchos
seres humanos se han hecho esta misma pregunta, pero pocos deciden orientar su
vida en el encuentro de este. Para las personas que han encontrado un propósito
y sentido, por lo general conducen sus vidas con un orden propio que les genera
paz, o incluso usan sus experiencias, en muchas ocasiones dolorosas, como un
medio para servir a otros.

Este sentido de
significado y propósito genera una energía inagotable que les permite reconocer
dónde desean estar o llegar en su vida, y detectan también de lo que tienen que
alejarse por no ser compatible con su propósito más elevado.

2. Invierten tiempo y energía en su mejora continua.

Las personas que impactan de forma positiva viven con la consciencia de ser
imperfectos, vienen al mundo con una “mente de principiantes” y un
corazón amoroso y compasivo, abiertos para ver, aprender y experimentar cosas
nuevas en el camino. Ellos no invierten energía en lo que es simplemente, ellos
están pensando en lo que puede ser. Cuando ven algo que los perturba o incomoda
se esfuerzan por saber más, lo investigan hasta llegar a nuevas soluciones o
aprendizajes.

Se mueven en el mundo
con la comprensión de que su conocimiento no es “completo”, que no
necesitan tener el control de todo y que siempre hay nuevos lugares para ir en
busca de aprendizaje, no para beneficio propio, sino con el animo de servir
mejor o por el solo placer de aprender mas.

Reconoce con facilidad
en cada experiencia inesperada una nueva oportunidad de aprendizaje y acepta
con humildad que la vida es mas importante que sus pequeños intereses
personales.

Ellos quieren influir y
hacer parte  de la transformación, ya que creen que el cambio después de
un aprendizaje cuidadoso traerá una mejor manera de vivir. En otras palabras,
estas son personas que piensan que el cambio comienza por ellos, no están
esperando que el mundo o los otros cambien, ellos lo hacen.

3. Se involucran abiertamente con otras personas y buscan el beneficio
mutuo.

Ellos entienden el
poder de las relaciones, se comprometen con el mundo abiertamente, de forma
natural y genuina. No tienen miedo de conectarse con otros compartiendo sus
conocimientos y talentos, Se asumen con seguridad y saben que las relaciones
positivas, de apoyo auténtico son los cimientos fundamentales para todo lo que
quieren lograr, en la consciencia de que el beneficio mutuo nos eleva a niveles
superiores de comprensión.

Construyen relaciones
basadas en la seguridad y reafirmación personal, con lo cual los vínculos se
construyen sin limites y sin percepción de riesgos o amenaza de uso por el
otro.

4. Comparten el conocimiento con generosidad.

Ellos no ven su conocimiento
como una máquina de hacer dinero. Lo ven como un aprendizaje que debe ser
compartido con el mundo para su mejoramiento y con la certeza que puede
regresar nutrido de nuevos saberes y aprendizajes. Creen que sus ideas e
innovaciones son de uso y valor para los demás, y no pueden dejar de
compartirlos abiertamente y enseñar a otros lo que han aprendido. Viven el
principio universal – “cuanto más das, más recibes.”

5. Ascienden en la vida empoderando a los demás.

Las personas que
impactan positivamente en el mundo no sólo obtienen resultados sorprendentes en
su trabajo y en su vida, sino que la forma como proceden en la vida para
obtenerlos también es inspiradora y edificante, con lo cual las personas que le
rodean también se engrandecen y aprenden a liberar su potencia por ellos
mismos.

Están dispuestos a
ayudar y apoyar a los demás independiente de que las otras personas continúen o
no a su lado.

Estas personas que influyen positivamente quieren que otros crezcan y se
fortalecen con la luminosidad y grandeza de los otros, prefieren alejarse de
situaciones que podrían brindarle éxito a costa del sacrificio de otros o
pasando por encima de otros. Reconoce comportamientos anti-éticos que pueden
afectar los propósitos fundamentales que le inspiran en su vida.

6. Utilizan su poder e influencia.

Los líderes influyentes
buscan afectar el mundo para mejorarlo, así que son cuidadosos y prudentes con
sus palabras, acciones y comportamientos, reconocen que el uso inadecuado de su
influencia puede afectar también de manera inadecuada, por esto se cuidan
de  operar con el corazón, y se ocupan
profundamente por su estilo de liderazgo, su comunicación, y la influencia que
tienen. Se toman en serio el rol que representan, reconocen su papel especial
y  lo aceptan con gratitud y cuidado, usan con honor y responsabilidad
especial el poder que tienen sin hacen alarde o mal uso de este.

¿Quieres hacer un
impacto positivo en tu mundo? ¿Cuál de estos comportamientos se ajustan a tu
realidad actual? ¿Qué necesitas empezar a hacer hoy?