El amor propio se refleja en la calidad de la relación con nosotros mismos. 

Es el primer paso de la autovaloración y el gesto mas valioso que podemos hacernos, pues nos lleva a no ser permisivos o a tolerar el abuso de terceros a nuestro ser.

Y es que son nuestros hechos los que nos regresan el poder personal y, como consecuencia, nuestra energía y nuestra valoración se proyecta hacia las personas con las que interactuamos en la cotidianidad.

Existen muchas forma de amor propio y de autovaloración. Sin embargo, hoy te invito a reflexionar y a practicar estos tres actos que pueden marcar la diferencia en tu vida si decides iniciar el camino de la autoestima: 

1. Haz algo que te guste pensando en ti antes que en complacer a otros: 

Hay personas se por actuar con tanta necesidad de complacer a otros terminan renunciando a sus propios deseos e incluso sacrificando algunos placeres personales. A la larga, esto debilita la autovaloración y, como consecuencia, también se termina afectando las relaciones con los seres queridos o con las personas por las que se están sacrificando. Ser capaz de actuar pensando en ti, sintiendo el placer de quererte a través de pequeños hechos, es el primer paso. Esto te llevará a sentir que eres una persona que puede ser amada y, a su vez, aprenderás a sentir el placer de recibir amor.

2. Ponle freno hoy los pensamientos sobre ti que te juzgan, te rechazan y regálate afirmaciones sobre tus fortalezas.

Pensar de manera apreciativa e enfocarte en tus cualidades y talentos eleva tu autoestima y fortalece el amor propio. Esto no significa que debes desconocer tus oportunidades de mejoramiento; pero cuando tu pensamiento solo se centra en auto-enjuiciarte, descalificarte y criticarte, con el tiempo pierdes el placer de sentirte un ser talentoso para compartir con otros. Si no te amas a ti mismo, ¿cómo esperas ser amado por otros?

3. Hoy vístete como te sientas muy atractivo: 

Otra acción de amor propio muy importante, que se proyecta contundentemente hacia los demás, es sentirte cómodo con tu cuerpo. Esto incluye la sensación de bienestar que te da la forma como te vistes: cómodo, atractivo y proporcionándote placer. Esta es una manera práctica de expresar desde el cuerpo el placer de hacer presencia en la vida, el placer de habitar este planeta

Espero que estas prácticas sencillas pero contundentes te den algunas ideas de cómo practicar el amor propio a partir de hoy. Existen muchas formas de hacerlo, pero con estas puedes iniciar tu camino. 

#ActivaTuPotencial