Escuchar a las personas mayores sobre sus reflexiones de vida, sobre sus satisfacciones y quizá sobre los asuntos pendientes sobre los cuales ya no ven posibilidades, nos lleva a reflexionar justamente sobre aquellas cosas que hemos aplazado o aquellas situaciones que siempre hemos querido modificar pero para las que no hemos hecho nada al respecto.

Quiero compartir contigo tres cosas de las que no es muy fácil hacerse cargo una vez que se ha dejado pasar la oportunidad. Hay personas a las que éstas les hubieran cambiado su vida radicalmente si las hubieran hecho, pero ya no tienen la oportunidad de regresar atrás. 

1. Expresa tu amor a las personas que amas.

Muchas personas dan por sentado que sus seres queridos ya saben que los aman, pero cuando se dan cuenta de que no se han sentido amados es por que quizá ya es demasiado tarde. Así que te invito a expresar tu amor hoy. Demuéstrales lo importante que son de tantas formas como sea posible; utiliza todos tus lenguajes (palabras, contacto, mensajes, detalles, tiempo de calidad) y sobre todo piensa cómo hacer que esos seres especiales en tu vida se sienten amados.

2. No renuncies a tus sueños por los sueños de otros. 

Puede que una persona sea muy importante o especial en tu vida, y puede ser muy valioso que acompañes a otros a realizar sus sueños. Sin embargo, si olvidas que tu también tienes tus propios sueños, quizá no tendrás cómo disfrutarlos ni la energía para celebrarlos. La satisfacción de expresar tu verdadera potencia de vida es el mejor regalo e inspiración que puedes dar a tus seres queridos para continuar trabajando por sus sueños.

3. Atrévete a vencer tus miedos

Es increíble la cantidad de cosas que los seres humanos han dejado de hacer por no vencer un miedo: ¿cuantas personas quisieran conocer un sitio lejano? Incluso han leído sobre otras culturas y disfrutan conociendo personas de otros lugares de forma virtual, pero no se atreven a realizar ese sueño de viajar por que tienen miedo de volar en un avión. Hay personas a las que les encantaría compartir un conocimiento valioso, del cual disfrutan mucho, pero su temor a hablar en publico no les permite dar ese paso. Situaciones como estas son mas frecuentes de lo que creemos y el sabor que te puede quedar al final de los días es que te quedaste debiendo algo.

Te invito hoy a ser un poco mas atrevido. Ábrete a esos atrevimientos que no ponen en riesgo tu vida… solo pondrás en riesgo tu ego, y correrás el riesgo de que seas un poco mas feliz de lo que has sido hasta ahora.

¡Activa tu potencial!