Emprendimiento

Hablar de Emprendimiento es hablar de valentía, de esa capacidad propia del ser humano para crear de manera innovadora, para generar ideas de valor que construyen opciones de negocio.

Actualmente ésta es una palabra bastante utilizada con una connotación particular, ya que hace parte de la tendencia y la globalización que afronta el mundo entero a raíz de la coyuntura que estamos viviendo.

Se escucha constantemente la palabra reinvención y emprendimiento invitando a las personas a buscar opciones que aporten a la economía, sin embargo, el componente emocional que hay detrás de esta palabra es bastante interesante y vale la pena detenerse a estudiarlo a profundidad.

Un emprendedor es un motivo de orgullo y  admiración, los alcances de los emprendimientos pueden ser tan altos e incalculables que en ocasiones no se alcanza a medir su magnitud y las proporciones de una idea de negocio,  ya que por medio de un emprendimiento se puede llegar tan lejos como se quiera.

Sin embargo en el camino de emprender se presentan desafíos importantes de los que hablaremos y especificaremos algunas técnicas para que los emprendimientos sean exitosos y lo más importante, para que no queden olvidados y se pueda trabajar persistentemente en ellos.

Emprender significa aprender a pensar de forma diferente haciendo pleno uso de la creatividad, tomando plena conciencia de las emociones y de la manera como podemos  gestionarlas, desarrollando las habilidades para relacionarnos con las personas y equipos, aprendiendo a convivir con los miedos, revisando las creencias para poder  tomar decisiones complejas.

No obstante, este es un proceso de transformación. tanto para las personas como para las organizaciones, que con valentía deciden transitar este gratificante camino, que va directamente relacionado con la posibilidad de estar abiertos a los cambios, a ser flexibles y a adaptarse constantemente.

En los pasos para llevar a cabo un emprendimiento vamos a especificar cuatro etapas en el proceso:

La primera es una  etapa Consciente que especifica factores como:

– Escucha interior: Esta permite conectarse con las emociones propias y con la idea de negocio.

– Toma de conciencia: Permite encaminar las ideas y saber hacia dónde conducir el proceso creativo, midiendo los alcances y las responsabilidades que implica desarrollar un emprendimiento.
–  Autoconocimiento: Ayuda a conocer las habilidades propias y definir en cuáles áreas se requiere un apoyo especializado, para que de manera responsable, se pueda llevar a cabo la idea de negocio, para este tema específico el Coaching juega un papel importante y se convierte en una herramienta de apoyo.

 

La segunda es una etapa de construcción, en la que se definen las bases para plantear el emprendimiento:

– Objetivo: Este define lo que se quiere lograr y la ruta o el camino a recorrer para obtenerlo.

– Realidad: Permite estudiar el mercado actual y conocer los alcances que puede tener el emprendimiento.

– Opciones: Plantear las opciones que nos muestra el mercado, ayuda significativamente a establecer las ventajas competitivas y los factores diferenciadores de cada emprendimiento.

– Plan de acción: Este es un factor fundamental para llevar a cabo una idea de negocio y sobre todo para hacerla de manera estructurada garantizando los avances en tiempo y resultados.

La tercera es una etapa más técnica donde se establecen lineamientos y se empiezan a ver materializados los sueños:

– Marca: Tanto en el caso de marca personal como empresarial, en esta fase del proceso se materializa de manera creativa lo que se quiere transmitir, este es el momento de pensar en esa promesa que se crea con cada persona que interactúe con la marca y en el proceso de como llegar a la mente de las persona por medio de un logo o una  imagen  y vincularse emocionalmente con ella.

 

– Plan de negocio: En su elaboración se da orden y estructura a todo el proceso plasmando en un documento cada paso con fechas y tareas específicas que permitan hacer seguimiento y ver los avances.

– Plan de Marketing: Diseñar un plan de comunicación de acuerdo a un público específico, permite garantizar que los recursos destinados a este tema tengan el efecto esperado y comunique de manera adecuada el mensaje que se quiere transmitir.

– Networking: para comprender mejor este término, se convierte en una herramienta que soporta todo el proceso construido y ayuda a generar el conocido voz a voz, que en emprendimiento tiene especial relevancia por que permite dar a conocer los productos o servicios de manera orgánica sin grandes inversiones de dinero.

La cuarta es una etapa llena de ilusión donde el desarrollo de habilidades emocionales juega un papel fundamental para mantener y creer con persistencia en la idea de negocio planteada, en esta etapa influyen factores como:

– Paciencia: Para dar el tiempo necesario a el proceso de posicionamiento implícito en el emprendimiento de acuerdo a las estrategias previamente definidas.

– Actitud positiva: Mantener un pensamiento positivo, constante y que alimente la ilusión ayuda de manera significativa a ser constantes en todos los procesos que conlleva ser emprendedor.

– Formación continua: Para respaldar la promesa de marca que se genera en el mercado con la creación de un emprendimiento y sobre todo, mantener una actualización constante haciendo énfasis en los cambios y desafíos que se presentan en el camino.

– Persistencia: Los desafíos son propios de cualquier proceso para llevar a cabo una idea de negocio y sobre todo para obtener una rentabilidad esperada, para este caso lo importante es afrontarlos con objetividad y valentía sin abandonar la idea cuando ellos se presenten pues a largo plazo se convierten en fuertes herramientas para adaptarse a las necesidades del mercado.

Finalizando, el emprendimiento se convierte en una filosofía de vida que implica conocer   nuestras habilidades naturales, desarrollarlas y ponerlas al servicio de los demás buscando construir un mundo lleno de oportunidades para todos. En Open Mind Advisor estamos para acompañarte en tu emprendimiento.

 

 

Ivóne medina
Consultora de estrategia comercial
Open mind Advisor