Estamos en una época donde hablar de gozo y de pasiones
parece estar de moda. Sin embargo, la posibilidad del gozo y de la pasión por
lo que hacemos es un derecho y un sentimiento que nos pertenece a todos los
seres humanos sin importar el momento de la historia.

El gozo es un sentimiento que cualifica la conexión con la
superabundancia de la vida.

Quiero hacer esta reflexión entendiendo el goce como aquella
sensación profunda, que va más allá de que seas feliz porque un sueño se
cumple, que trasciende tu alegría de haber recibido un regalo especial, o de
haberte encontrado con personas que a amas. Todo esto es muy valioso y te
recuerda que es en la gratitud profunda por ser protagonista de toda la
maravillosa expresión de la vida, cuando empiezas a caminar una vida en gozo y
donde pierdes el miedo para vivir desde lo que te apasiona.

Para vivir con pasión, lo primero que debes hacer es
enfrentar los miedos. No conectarás
tus pasiones si vives con ellos. En otras palabras, el primer riesgo que
necesitas correr es mirar tus miedos y decidir superarlos.

Observa a otras personas que tu consideras apasionadas y
arriesgadas. Aprende de ellos, contágiate
de su ímpetu para vivir y ayúdate a conectar tu fuerza para avanzar más allá de
tus miedos.

Una vez superados tus miedos, los paradigmas antiguos no te
son muy útiles. Por eso es necesario reinventarte.
Hay que atreverse a experimentar, a aprender, a perder el miedo a equivocarse y
a volver a empezar. Los nuevos comienzos no son malos. Muchas personas temen
volver a empezar y a reconocer que se han equivocado de camino porque ya llevan
mucho camino recorrido.

Considerar el volver a empezar no es fracaso, puede ser la
gran oportunidad de implementar aprendizajes únicos producto de tu paso
anterior errado.

Una vez superados tus miedos, y mientras recorres el camino
de la reinvención, puedes encontrar muchas pasiones. Aprovecha para conocer
mucho de lo que disfrutas, mira lo que te gusta y lo que no de aquello que amas
hacer.

Ahora
enfócate y no empieces a saltar de un
hobby a otro. Para ningún emprendedor apasionado ha sido fácil sacar adelante
sus proyectos. Simplemente, su verdadera pasión es mas grande que los
obstáculos; por eso no hay miedo a superarlos. Recuerda que lo que se siente
más profundamente es el goce de haber encontrado nuestro propio camino.