¿Cómo cortar los patrones que heredaste de los padres?

Los patrones de comportamiento son aquella información que se instaura en nosotros, incluso desde antes de nacer, que puede venir en nuestro ADN y se puede instaurar por resonancia y hábitos en casa en los primeros años de vida.

Con los años, y entrando en interacción con otras personas, podemos darnos cuenta de que estos patrones se manifiestan de manera inconsciente, y de que muchas veces, aunque no nos guste, también están controlando nuestro comportamiento.

Es claro que estos patrones terminan controlándonos, según lo han explicado suficientemente muchos de nuestros maestros en la psicología y en los diferentes caminos filosóficos y espirituales.

Lo que sí es importante reconocer de los patrones de comportamiento es que son nuestro camino de aprendizaje y autoconsciencia. Es decir, no existe otra forma de cortar con el control que ellos ejercen en nosotros, más que con las prácticas de autoconsciencia. En mi aprendizaje me he dado cuenta que erradicar un patrón o decir que ya no existe en nosotros no es posible mientras estemos ocupando nuestro cuerpo físico, pues justo estos patrones familiares son para nuestro aprendizaje y evolución.

Por ello quiero hacerte algunas recomendaciones para su toma de consciencia e integración de nuestro yo:

1.Acéptate y ámate tal como eres

Esto incluye el amar la familia que te ha entregado una herencia para tu aprendizaje y a la cual elegiste porque eran las personas perfectas para el aprendizaje que te correspondía.

2. Comprende que tú eres más que tu comportamiento

Comprende que los patrones que observas en ti o que te controlan, te son útiles para ampliar consciencia y no para ponerte en la lucha por erradicar estos comportamientos, así es como opera la falta de aceptación hacia ti mismo. El amor propio comienza por el reconocimiento de que eres quien observa y aprende.

3. Practica meditación

O haz actividades que te permitan ser cada vez más autoconsciente. Esto implica ir mas allá de tu comportamiento y ser consciente de las emociones que te habitan y generan los comportamientos impulsados por tus patrones.

4. Desarrolla tus pasiones

Estas activan tu potencial y permite que expreses tu verdadera naturaleza transcendente. En la medida que disfrutas de tus pasiones tendrás una experiencia liberadora; tu ser se siente actuando tal y como es y el peso de los patrones de comportamiento se disminuye.

5. Finalmente comprende que los patrones no se erradican

Solo pierden fuerza en la medida que amplias consciencia de quien eres tú, en la medida que te amas y te aceptas tal como eres y en la medida en que desarrollas tus talentos.


Esto es lo que pasa cuando te reconcilias con tu pasado

Muchas personas viven aferradas al pasado y, aún sin darse cuenta, creen que no recordar una situación dolorosa o actuar en la vida como si ésta nunca hubiera sucedido, es tener su pasado ya resuelto.

Sin embargo, la reconciliación con el pasado va mucho mas allá.

Es importante comprender que toda experiencia pasada que no se haya integrado de forma consciente se sigue cargando o repitiendo de muchas formas hasta que el aprendizaje se logre integrar. Este es un mecanismo de nuestra naturaleza evolutiva y no un mecanismo que podamos controlar con nuestra mente. De allí, el porqué muchas personas ven cómo cada tantos años vuelven a vivir ciclos tan similares con su trabajo o con personas parecidas.

Esas son señales de un pasado sin sanar y de que la vida, en su sabiduría infinita, nos vuelve a dar la oportunidad de aprender las veces que sea necesario.

Otras personas, en cambio, pueden estar aferradas a un pasado porque fue agradable o porque ocurrió una situación que se disfrutó mucho. Sin embargo, la vida sigue hacia delante. Hay quienes fueron exitosos en su pasado y en el presente se aferran en su gloria pasada, como si el éxito fuera lo único que buscaban en su vida.

Hay personas que se encuentran en escasez y viven como si tuvieran las comodidades que en el pasado tuvieron, sin aceptar que en el presente cuentan con otras condiciones.

Es así como reconciliarse con el pasado es fundamental para poder caminar el momento presente, utilizando en plenitud todo nuestro potencial para tener la mejor experiencia de libertad.

Algunos tips para reconciliarte con tu pasado:

Identifica qué situaciones te marcaron en el pasado.

Reconoce cuáles de ellas recuerdas con alegría y te hacen sentir orgulloso. Con estas situaciones es importante ser agradecidos e identificar tu potencial activo, así como asumir con responsabilidad el cuidado de ese talento para revelarlo en el presente.

Las experiencias que te han marcado por lo dolorosas que fueron, esas que aún recuerdas con dolor, también merecen gratitud pues fueron necesarias para tu aprendizaje. Identifica qué aprendizaje te dejaron qué talentos tuviste que activar y vive con alegría el aprendizaje que hoy tienes de ello.

Acepta la situación actual tal como es.

Reconoce que somos seres en evolución y que si la vida no cambia comenzaremos a morir. Esta aceptación nos conecta con los potenciales de vida y la curiosidad permanente de lo nuevo que está por llegar.

Mira el futuro con optimismo.

Las experiencias pasadas te han dejado ya con un aprendizaje que te permitirá superar mejor aún cualquier situación que venga. Si me abro al futuro será para celebrar y, si llega algo que pueda doler, será pasajero mientras tomemos el aprendizaje que nos trae. De esta forma estás dispuesto a aportar y a caminar hacia adelante.

Confía en tu potencial.

Disfruta de vivir la libertad de ser quien verdaderamente eres.


Cinco ideas para desconectarte y encontrarte a ti mismo

La ansiedad por estar conectados contrasta hoy con la imperiosa necesidad de descansar de los aparatos electrónicos y de dejar a un lado la vida virtual para enfocarse en la real.

Hoy estamos conectados con otros y desconectados de nosotros mismos. Por eso es importante
desenchufarnos para conectarnos con nuestro ser interior. Recuerda que somos fuente de energía, alegría y libertad.

La buena noticia es que no hay una única manera de desconectarse. No tienes que sacar un año sabático ahora mismo, ser una yogui experimentada ni ser el Dalai Lama. ¡Lo puedes hacer aquí y ahora!

¿Sabías que con 10 minutos diarios de desconexión mantendrás una alta capacidad de respuesta emocional, vital e intelectual? Empieza tu plan de desconexión ahora. La clave es buscar un lugar tranquilo donde puedas concentrarte en tu respiración.

Aquí te doy algunas ideas para desconectarte:

1. Muévete.

Baila, canta o haz ejercicio con música que te desconecte del entorno. De esta manera centrarás tu atención en la respiración, en el aquí y el ahora.

2. Medita.

Encuentra una posición cómoda, respira profundamente. Siente la vida y aquieta la mente durante el tiempo que puedas. En mi canal de Youtubeestán todas las meditaciones guiadas que he grabado para ti. ¡Sale una cada semana! Suscríbete para que no te pierdas ninguna.

3.  Consiéntete.

Regálate un masaje; ve a un spa y dedícate a sentir. Conecta con tu respiración y desactiva la mente. Cuando “regreses” te sentirás como nueva. Tu mente estará en silencio y podrás concentrarte más.

4. Ten sexo.

Trasciende el enfoque del desahogo biológico. Entra en un tipo de sexualidad relajante, en la que expandes los sentidos, te tomas tu tiempo y te disfrutas a ti mismo tanto como al otro.

5.  Alimenta tu alma con mensajes inspiradores (y construye los tuyos)

Busca lecturas que te lleven hacia el pensamiento positivo. Ve películas y series con historias inspiradoras (las biografías son una buena opción), sigue redes sociales que le aporten a tu cotidianidad y construye tus propias declaraciones con frases poderosas.

¿Tienes otra manera de desconectarte y hallar la paz interior?

Cuéntame en los comentarios.