Conoce los efectos del amor en tu organismo

El amor es la fuerza más potente y generadora de vida que existe en el universo. Es más, muchos maestros han hablado del amor como Dios mismo; dicen que el amor es la más grande manifestación de Dios en la tierra.

¿Qué sucede entonces cuando al abrir nuestro corazón al amor quedan algunas heridas o nos sentimos enfermos?

Cabe anotar que se le ha llamado amor a muchas relaciones que establecemos para compensar carencias, para manipular necesidades o para lograr pequeños intereses que realmente no son amor. Es por esta razón, que el amor es producto de una construcción, primero personal, y luego para o con otros.

Nadie puede amar a alguien sino se ama a sí mismo; nadie puede respetar a otro sino se respeta a sí mismo, y nadie puede reconocer un amor que libera sino es capaz de asumir su propia libertad.

Vivir en verdadero amor implica una forma de existir que abraza la similitud y la diferencia, una forma de vivir que respeta la vida en sus diferentes expresiones, lo que implica respeto por otras especies vivas.

Abrirse al amor genera una profunda sensibilidad con la existencia y hace que se entre en una permanente consciencia de lo sagrado en todo lo que hay alrededor.

Este estado de amor con nosotros mismos, con el otro y con la existencia implica un estado más allá de lo racional, capaz de producir a su vez una serie de respuestas bioquímicas que mejoran el estado de salud.

Hoy te compartiré algunos de los efectos del amor en el cuerpo y en la psique:

  1. Se reduce la producción de cortisol: este es el bioquímico que se produce cuando estamos en estados de estrés. Sin él los estados son más lúdicos y creativos.
  2. Se aumenta la producción de dopamina, oxitocina y norepirefrina: en los estados amorosos el sistema límbico produce estos bioquímicos que son los encargados de reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular, ya que aumentan la frecuencia y la presión cardíaca, regula el sueño y las actividades motoras. Esto tiene como consecuencia la regulación de funciones como la memoria, el sueño y la resolución de problemas. Tiene además poderosos efectos a nivel de la motivación, el placer y las conductas que nos proporcionan beneficios.
  3. Mayor liberación de endorfinas: estas son el mejor antidepresivo natural, ya que la endorfina es la hormona de la felicidad y este es el efecto más evidente de un estado amoroso. A nivel biológico su mayor efecto es en nuestro sistema inmunológico, ya que aumentan las defensas ante enfermedades.
  4. Mayor liberación de melatonina: esta sustancia afecta fundamentalmente los estados de vitalidad y motivación para hacer las cosas. Es por esto que en estado amoroso se eleva la autoestima.
  5. Se aumentan los niveles de estrógeno: La hormona del embellecimiento y el rejuvenecimiento es el estrógeno, cuando esta aparece la piel, el cabello y las uñas mejoran su apariencia. Otro efecto importante en la elevación de la autoestima.

 

Teniendo en cuenta todo esto que he señalado, es comprensible cómo diferentes estudios han demostrado que amar y ser amado genera poderosos beneficios en la salud física y mental. En ellos se han mencionado aspectos como:

  • Las personas que aman tiene mayor prolongación de la vida en tiempo y calidad de la misma.
  • Las personas que aman se sienten inspiradas para mantener sus hábitos saludables y no los abandonan fácilmente.
  • Los abrazos y las caricias amorosas mantienen activo el sistema inmunológico, por lo que hay menos manifestación de enfermedades y/o riesgos cardiovasculares, la recuperación de cualquier enfermedad es mucho más rápida
  • Las personas que aman manejan el dolor más fácilmente y el efecto del ser amado es el mejor calmante ante el dolor físico.

Son muchísimos más los efectos del amor en nuestra salud y bienestar, por lo que podría decirte que vale cualquier trabajo que hagamos para aprender a vivir en amor.


¡Llegó el fondo de pantalla de junio!

En junio hablamos del amor... así que nuestro fondo de pantalla del mes también.

Descárgalo aquí:

FONDO DE PANTALLA JUNIO

 


¿Estás listo para una relación de pareja?

Son muchas las preguntas que nos hacemos cuando queremos construir una historia de pareja, y estoy segura de que todos deseamos que sea algo único, que nos aporte y nos haga felices.

Lo que sucede es que muchas veces se puede confundir la felicidad con el alivio momentáneo de alguna incomodidad. También se puede confundir la felicidad con aquella comodidad que puede llegar a ser inhibidora de nuestro desarrollo, y puede ser que al buscar el camino del amor en pareja se cometan muchos errores. Lo importante es entender que sin importar la edad, estar preparados para entrar en una relación de pareja es cuestión de madurez.

Hoy les quiero compartir algunas reflexiones que he tenido a lo largo de mi vida como terapeuta, como ser humano y, por supuesto, producto de mis propias experiencias de vida. Estas son reflexiones que ayudarán a verificar si te sientes preparado o preparada para una relación:

1.¿Te amas a ti mismo?

Cuando tu alegría no depende de otros, cuando sabes que tu bienestar depende solo de ti, cuando puedes estar en una relación sin culpar a otro de lo que te pasa, estás listo para hacerte responsable y construir con otra persona. La primera persona de la que necesitamos enamorarnos es de nosotros mismos. Esto no quiere decir que debemos ser arrogantes o sentirnos tan perfectos que no tenemos nada que mejorar: amor propio es saber que en nosotros está todo el potencial para ser la mejor versión de nosotros mismos y estar dispuestos todos los días a recorrer este hermoso camino de aprendizaje acompañado por otro ser humano que también está en su propia evolución.

2.¿Ya sabes lo que quieres y lo que no quieres en la vida?

En otras palabras, ¿has vivido lo suficiente para saber qué es lo que te gusta y hacia dónde has decidido conducir tu vida? Esto no implica saber con certeza para dónde vas, pero si haber construido unos principios sólidos que sabes que defenderías hasta con tu propia vida. Tener estas claridades te permite reconocer lo que es o no negociable en los acuerdos que se construirán en pareja, con la claridad de que caminar acompañados siempre implicará algunas renuncias de ambas partes, y de que si uno de los dos está más cómodo que el otro, tarde o temprano este desequilibrio genera fallos en la relación.

3.¿Hay algo de tu pasado que te atormenta?

Todos tenemos un pasado, pero si pretendemos iniciar una relación para escapar de un episodio doloroso, este puede alcanzarnos en cualquier momento. Es importante haber comprendido y superado las experiencias pasadas, recordar tu pasado y, si lo puedes recordar con gratitud por lo aprendido, puedes traerlo para reconocer cuánto nos ha fortalecido para estar en la nueva relación. De esta manera estás entonces preparado para iniciar este capítulo y asumir los nuevos aprendizajes que este traiga.

4.¿Eliges con independencia a tus amigos y el tiempo que le dedicas a tu familia y a tus seres queridos?

¿Sabes el valor de las relaciones que has construido, te vales por ti mismo para elegir tus pasatiempos, tus gustos, tus pasiones? Todo esto es parte de reconocer qué cosas son negociables o no en tu vida y lo que es fundamental para que la relación se alimente creativamente.

Ser una persona responsable de sus actos es aportar a la relación. Esto, a su vez, te permitirá sentir que eres importante en la relación que construyes. Si esto no sucede, con el tiempo se pierde la felicidad y el goce.

5.¿Piensas que con el tiempo puedes cambiar a la otra persona?

Si estás pensando de este modo, quizá deberías tomarte más tiempo para madurar y construir una relación de pareja. Lo primero allí es entender que nadie puede cambiar a otra persona, solo puede cambiar quien desea hacerlo y eso sucede también hacia nosotros mismos.

El amor consiste más en la aceptación del otro tal como es y en acompañarnos a dar lo mejor que tenemos.

6.¿Comprendes la relación como algo que te aporta y no como algo que te quita la libertad?

Una persona madura comprende la relación como un compromiso de construcción que se elige en libertad y, por lo tanto, no le asusta la idea de perderla, ya que esto no cabe en una relación de personas maduras y autónomas. Se puede comprender que hay renuncias, pero estas jamás quitarían libertad.

Quizá este hermoso texto de la madre Teresa de Calcuta ilustra cómo muchas parejas se eligen porque ya están listas para vivir una relación madura, así como hay algunos se eligen para aprender y madurar en ella. 

“Hay personas que tienen pareja, pero se sienten tan solas y vacías como si no la tuvieran.

Hay otras que por no esperar deciden caminar al lado de alguien equivocado y, en su egoísmo, no permiten que ese alguien se aleje aún sabiendo que no las hace felices.

Hay personas que sostienen matrimonios o noviazgos ya destruidos por el simple hecho de pensar que estar solos es difícil e inaceptable.

Hay personas que deciden ocupar un segundo lugar tratando de llegar al primero, pero ese viaje es duro, incómodo y nos llena de dolor y abandono.

Pero hay otras personas que están solas, viven y brillan y se entregan a la vida de la mejor manera. Personas que no se apagan; al contrario, cada día se encienden más y más. Personas que aprenden a disfrutar de la soledad porque las ayuda a acercarse a sí mismas, a crecer y a fortalecer su interior.

Esas personas son las que un día, sin saber el momento exacto ni el por qué, se encuentran al lado del que las ama con verdadero amor y se enamoran de una forma maravillosa.” 

Teresa de Calcuta


Conoce las claves para tener éxito en tu emprendimiento

Es común escuchar que el emprendimiento "es para gente joven, con energía y creatividad¨, pero yo me atrevería a decir que el verdadero emprendedor es aquel que, sin importar su edad, tiene claro su impulso y propósito.

Es una persona que reconoce la huella que puede y quiere dejar en el mundo, y está dispuesto a hacer lo necesario para abrirse su lugar y dar paso también para que otros lo hagan.

Un emprendedor reconoce que cada ser humano tiene su propio brillo y hace lo necesario para cualificar y manifestar su grandeza.

Por esa razón les compartiré algunas claves que han sido útiles en mi propio emprendimiento de empresa, y que también he visto oportunas con algunos emprendedores que he acompañado:

1.La forma en que comienza y termina el día es fundamental

Un emprendedor no se deja derrumbar por las circunstancias del día a día. Aún en los momentos más complejos comienza su día con una visión poderosa y grandiosa. Esto no quiere decir que desconoce las realidades del día a día, pero esa visión le da el impulso creativo para ocuparse tenazmente de sus resoluciones.

También le permite, por supuesto, hacer una revisión de lo aprendido al final del día. Examinar lo que se puede mejorar y cerrar con sentimiento de gratitud. Siempre un paso a la vez, puesto que los grandes éxitos no llegan de la noche a la mañana y tampoco llegan por casualidad. Son el producto de un trabajo constante y una gran visión.

2.Debe estar atento a las oportunidades y avanzar sin perder la innovación.

Una vez está marchando el emprendimiento, hay que cuidarse de no ser atrapados por el estatus quo, cuidar de no quedarse en la operatividad del día que fácilmente puede suceder en la inercia de los negocios. Un emprendedor debe mantener una mirada atenta de todo lo que está sucediendo dentro y fuera de su negocio, no parar su avance, pero estar cuidadoso de eso que lo cualifica y de lo que lo hace diferente. Así mismo debe mantenerse en la disposición de renovarse permanente, pues los emprendimientos de hoy requieren oxigeno permanente y la oferta de productos muy ajustados a las necesidades de un entorno cambiante.

3.Relacionarse.

Es importante mantener interacción con otros emprendedores, con el mercado y la realidad de los negocios actuales. Los emprendedores que se encierran en sus propios proyectos pierden la oportunidad de abrir nuevos negocios y de crear nuevas alternativas ajustadas a las nuevas necesidades. Relacionarte es dejar la claridad de cuán activo se está en el gremio.

4.Invertir en él.

Es importante dentro del emprendimiento contar con presupuesto para ampliar la capacitación personal, para asistir a ferias que también puede ser útiles en el relacionamiento y/o para temas de desarrollo personal. El emprendedor es el activo fundamental de su negocio, así que es el activo al que más cuidado e inversión se debe destinar. Muchas de estas inversiones no se recuperan en corto plazo pero, en mi experiencia, son de recuperación constante y, a largo plazo, generadoras de gran solidez en la empresa.

5.Nunca dejar sus pasiones y actividades personales.

Finalmente, una inversión fundamental en sí mismo como emprendedor es cuidar de los tiempos personales y las pasiones.

El emprendimiento será una linda manifestación del potencial del emprendedor, será un reto inspirador que lo acompañará por muchos años de tu vida.

Sin embargo, pasiones como la familia, los amigos, el deporte, la música, y otros que se puedan cultivar, serán el espacio para ampliar el esparcimiento del alma y mantener la vitalidad de la cual también se nutrirá el emprendimiento.

Las pasiones también serán la mejor alternativa en la decisión de retiro laboral. Los ciclos de la vida son parte de la vida misma y cultivar los distintos escenarios es garantizar la salud y el bienestar a largo plazo.

En otras palabras, tener éxito con los emprendimientos va más allá de tener un negocio exitoso, con prestigio o poder. Me atrevería a decir que consiste en tener éxito con la vida.

Como dicen los maestros budistas, "el éxito es la alegría de vivir, el entusiasmo de amar. El éxito es la limpieza en el corazón, la justicia al actuar. El éxito es simplemente el alma llena de paz¨.