En mi reflexión aparecen dos preguntas: ¿en cada actividad, celebración y fiesta decembrina a la que asistimos logramos vivir nuestro verdadero sentido de la Navidad? ¿cómo puedo darle significado a mi Navidad si aun no le he encontrado sentido a mi vida?

Estas preguntas me permitieron elaborar algunas ideas que pueden ayudarte a darle significado a tu vida y, al mismo tiempo, llevarte a reflexionar sobre tu sentido de la Navidad.

1. Descubre cuál es tu propósito en la vida.

Ser consciente de que estás en la vida para algo más que sobrevivir y cuestionarte sobre tu papel en este mundo abre una puerta que te permitirá trascender los miedos que te limitan o que te impiden vivir en libertad. 

Ahora te pregunto: ¿Qué harías si tuvieras totalmente resuelta tu situación económica, de salud y de vivienda? ¿Qué legado le dejarías a un hijo, un sobrino o quizá un aprendiz tuyo, sobre lo verdaderamente importante en la vida? ¿Para qué vinieste a este mundo?

2. Ahora dale un propósito a esta Navidad. 

Si lograste responder genuinamente las preguntas del punto 1, vamos ahora a darle un propósito a tu Navidad. 

Vivir tu navidad con un propósito es darte cuenta de la intención que quieres poner en cada una de tus actividades navideñas. Tu eliges si simplemente es una época para el descanso, las vacaciones, la actividad familiar y comercial, o solo un pretexto para dar un regalo con sentido. 

Sin embargo, te invito a reflexionar sobre las siguientes preguntas: ¿Cuáles son los recuerdos más impactantes de las navidades en tu infancia? ¿Qué lecciones y valores aprendiste de las experiencias y las navidades vividas? ¿Cómo quieres vivir esos aprendizajes en esta Navidad? ¿Qué vas hacer para que esta Navidad sea una experiencia realmente trascendente?

3. Identifica que cosas te impiden vivir tu propósito.

La mayoría de las personas ya saben, de alguna forma, cuál es su propósito. Solo que, ante la mecánica de la vida y los pensamientos limitantes, aparece la inseguridad. Es importante que valides qué situaciones o qué historias te cuentas para dejar de lado tu propósito. 

Es fundamental tomar consciencia en qué rutinas entramos y cómo vamos dejando de lado nuestros sueños importantes. 

Algunas preguntas que puedes hacerte son: ¿Cuáles son los talentos de los cuáles te sientes orgulloso? ¿Cómo reaccionas o qué piensas cuando otros reconocen tus talentos? ¿Qué historias te cuentas o qué te dices cuando no te decides a brillar como podrías hacerlo? ¿Cuáles son las creencias o pensamientos limitantes que has escuchado? ¿Les das credibilidad? 

Sobre la Navidad: ¿Qué situaciones familiares o de amigos pueden impedir la realización de propósito en Navidad? ¿Cuáles son tus pensamientos con los que saboteas tu propósito navideño? ¿Qué acciones puedes realizar para evitar que tu propósito se altere?

4. Emprende la acción.

Lo que verdaderamente evidencia que una persona vive con propósito son sus acciones. A las personas nos van a recordar por lo que hacemos y no por lo bonito que pensamos o sentimos… En este sentido es importante que determines cuáles son las primeras acciones necesarias para vivir esa vida que quieres, esa vida con sentido.

¿Cómo le vas a dar realidad a tu propósito en tus actividades navideñas? Identifica por lo menos tres actividades en las que puedes manifestar tu propósito de vivir la Navidad. Luego haz el plan: establece con quién, dónde y cómo hacerlo. 

¡Te deseo muchos éxitos y propósitos recargados de sentido y lindos valores para tu Navidad! Que todo lo que hagas en esta época te conduzca a experiencias muy liberadoras y te llenen de paz.