¨Se lo he dicho más de mil veces y no
pasa nada”

¨No importa como se lo diga, siempre
hará lo que le parece¨

¨No sé en que idioma quieren que les
hable”

Comentarios como estos son frecuentes en los
líderes de hoy, así como entre padres de familia y sus hijos o entre parejas. 

¿Cómo transformar esa conversación? ¿Cómo llegar de manera correcta, generando
impactos positivos?

Antes de entrar en materia, quiero
aclarar que ser influyente no tiene nada que ver con ser manipulador. Se
refiere mucho más a la comunicación que se hace efectiva en la concreción de objetivos
conjuntos y, al mismo tiempo, consigue un impacto satisfactorio en todos los
implicados.

En este post le comparto algunos consejos
que han sido funcionales con líderes y directivos que trabajan de forma
consciente en lograrlo:

1. 
Privilegia la escucha
apreciativa:

Esto es escuchar
profundamente y dejando de lado preconceptos a cerca de las intenciones de nuestro
interlocutor. Esto es considerar sus interpretaciones antes que las nuestras.

2. 
Haz un feedback constructivo:

Valida tu interpretación
sobre lo que tu interlocutor está planteando. Esto te ayuda a transmitirle que
está siendo comprendido por ti, y desde allí, él se dispone a escuchar tu
observador, así sea muy diferente.

3. 
Observa la comunicación no
verbal:

Es importante observar
la coherencia entre lo que dice tu interlocutor a través de sus palabras y lo
que dice con su cuerpo. Si percibes una diferencia, puedes preguntarle en forma
respetuosa. Esto te permite validar el nivel de consciencia o seguridad desde
donde el otro te habla.

4. 
Verifica el uso del lenguaje:

Una vez has escuchado,
verificado la escucha y la lectura corporal, es muy importante que uses sus propias
distinciones o tengas un lenguaje muy cercano a la persona o grupo de personas
a quien te diriges. Usar un lenguaje demasiado elevado, tiende a alejar a las
personas de ti. En este lenguaje, ten en cuenta también tus expresiones
corporales y emocionales, las cuales deben estar en sintonía con lo que dices
verbalmente.

Los lideres de influencia tienen claro
que la vida se mantiene en la medida en que mantienen vivas sus conversaciones. 

Esto significa que las interpretaciones en la convivencia de los equipos se
están renovando permanentemente y esto requiere que continuamente se verifiquen
acuerdos y reflexiones al respecto. De esta manera, se garantizan el desarrollo
del conocimiento y la ampliación de consciencia, evolucionando las perspectivas
cada vez en formas más amplias y posibilitadoras.