Sistemas de gestión del aprendizaje para gestionar solidos resultados


Si bien la tensa anticipación y la ansiedad generalizada que rodea el anuncio de los resultados de una prueba o examen, nos son familiares a todos. En medio de “la nueva normalidad”, este desagradable fenómeno no parece mejorar. 

Nos hemos visto obligados a dar pasos agigantados en términos de técnicas y herramientas educativas en línea, pero la cultura que rodea la enseñanza parece no ajustarse con la velocidad que se requiere.

El efecto de resistencia al salto “online” no se limita al costo emocional y mental que tiene sobre el ecosistema educativo y los programas de formación en general. Es una consecuencia inaceptable de un sistema que tiene como propósito enriquecer de información y conocimiento a la sociedad.

Estos efectos no se limitan a los estudiantes. La familia cercana y los educadores también son víctimas de esta cultura.
 

  • Los educadores sin el conocimiento de las herramientas tecnológicas se ven obligados a centrarse en los resultados de los exámenes como objetivo fundamental de la enseñanza. 
  • Las familias a su vez requieren adoptar una posición práctica y mas activa hacia las actividades pedagógicas, que no están impactando de manera importante en la mentalidad del aprendiz. 
  • Mientras que el enfoque de las plataformas educativas sigue siendo producir buenos resultados en lugar de enriquecer el pensamiento de los estudiantes a través de una enseñanza superlativa y un enfoque en desarrollar su curiosidad por el mundo nuevo.

Un sistema de gestión del aprendizaje para estudiantes quizás no es la solución única para todas estas situaciones. Sin embargo, los sistemas robustos de gestión de resultados, vienen mostrando el inicio a la revolución que nuestra cultura educativa necesita desesperadamente.

Un sistema de gestión del aprendizaje para estudiantes hace que los resultados del examen sean parte del proceso, no el objetivo

Actualmente, se invita a los estudiantes a concentrarse en las pruebas como objetivo de su aprendizaje, en lugar de desarrollar buenas habilidades de procesamiento de información o encender una sana curiosidad sobre el mundo que los rodea.

En términos prácticos, no podemos eliminar los exámenes por completo, al menos no sin una revisión drástica de cómo vemos la educación. Sin embargo, un sistema de gestión del aprendizaje permite que los exámenes se vean a través de una lente en la que son solo un paso más en el desarrollo, uno que nos ayuda a recordar qué tan lejos hemos llegado y cuánto nos queda del camino a recorrer.

Permite la mejora continua por parte de los estudiantes

Cuando comenzamos a ver las pruebas como un paso más en el viaje de aprendizaje, comenzamos a usarlas en toda su extensión. Los resultados de los exámenes no son solo una evaluación de la cantidad de material que un estudiante está aprendiendo, son una consecuencia de la elaboración consciente y enriquecida de posibilidades personales que evidencian un potencial activo que el aprendiz está en posibilidad de usar, resignificar y compartir para continuarlo desarrollando. También es un punto de partida para los estudiantes que desean dirigir su aprendizaje de manera más productiva.

Un sistema de gestión del aprendizaje comparte los resultados de cada clase: La asignación, el proyecto, la prueba sorpresa, la prueba programada o el examen final que permite a los estudiantes evaluar continuamente su progreso, sin dejar de sentirse definidos por una calificación. Esto permite que los estudiantes tomen decisiones más oportunas, permitiéndoles corregir el curso en tiempo real cuando sientan que retroceden.

Construye una cultura de pruebas más saludable

Un sistema de gestión del aprendizaje permite a los educadores compartir comentarios personalizados de manera más continua con sus estudiantes.

Si bien nos gustaría que los estudiantes asimilaran una cultura en la que su autoestima no se defina por los resultados de sus exámenes, es posible que el mundo tarde un poco en ponerse al día.

Los profesores  y docentes en general pueden ser la chispa que encienda el cambio en el ecosistema. Compartir comentarios personalizados, brinda a los maestros la oportunidad de hablar con las familias y los estudiantes de manera más abierta.

Este es el primer paso en la construcción de un camino hacia un mejor aprendizaje y una actitud más saludable hacia las pruebas. El segundo paso es ponerse en contacto con nosotros para planificar una mejora en tus procesos de gestión de resultados

Omaira Giraldo Soto.

Gerente de Felicidad en Open Mind Advisor.