Logra un sueño reparador con estos tips

Una de las claves de las personas exitosas es el cuidado y el balance de todas aquellas actividades que mantienen su cuerpo vital y su mente lúcida para la actividad que desempeñan.

En mi labor con directivos de alto nivel y en el acompañamiento a sus prácticas de desarrollo, la forma en que llegan a su hora de descanso es fundamental.

Un sueño reparador es fundamental y son muchas las cosas que influyen en que así suceda:

  • Aprende a conocer tu cuerpo.

¿Cuál es el mejor alimento que te da energía durante el día, y el que tu cuerpo recibe mejor antes de una noche de descanso? Tu cuerpo debe estar tranquilo, pero también que no sienta hambre.

  • Reflexiona.

Un tiempo de reflexión antes de la meditación puede ayudar a aquietar la mente, evaluar el día, rescatar los aprendizajes, poner en la agenda fechas para resolver pendientes. Es saber que cada tema ya tendrá su momento para ser atendido. Tip: si dejaste alguna conversación pendiente, plantea cuándo y con quién resolverlo y ve a dormir en paz.

  • Recuerda tu propósito.

Vuelve a recordar cuál es tu propósito mayor de vida y agradece, reconociendo cuáles cosas durante el día hiciste en coherencia con tu razón de ser.

  • Medita.

Algunas prácticas de meditación pueden ser muy útiles para poner tu mente en blanco: observa la respiración y adéntrate conscientemente en ella, realiza un escaneo corporal soltando tensiones que haya en el cuerpo. Meditaciones o relajaciones guiadas pueden ser también una buena herramienta para desconectar tu mente y adentrarte en el sueño.


¿Y si tú eres una persona tóxica? Reconócete con estos tips.

Hay personas que te encuentras por ahí y deseas rápidamente volver a saber de ellas porque cada encuentro eleva tu energía y aporta bienestar a tu ser, te sientes fortalecido y libre de ser quien eres. ¿Te ha pasado? También sucede que te encuentras personas que tratas de evitar porque cada vez que las ves quedas agotado. Por eso buscas excusas para no encontrarte con ellos o, ante lo inevitable, prefieres hacer un esfuerzo para que el encuentro dure lo menos posible. Álvaro González Alorda menciona a esas personas como aquellas personas que te dan o te quitan gasolina.

Si bien en la entrada pasada tocamos el tema de las personas tóxicas, la invitación esta vez es a revisar si tú eres una de ellas.

¿Eres de los que dan o quitan gasolina a las relaciones?

Aquí te dejo unos tips para saberlo:

  1. Sientes con frecuencia que la vida es injusta contigo y te molesta ver personas en condiciones mejores que tú.

¿Te molestan los éxitos de los demás y por lo mismo no los reconoces? ¿Piensas que si a ti te va mal también le debería ir mal a los demás? ¿Intentas culpar a otros o a las instituciones de tus dificultades? Recuerda que la vida es de ciclos y que estos tienen subidas y bajadas, y que lo realmente importante es hacer el camino con la disposición de aprender. Cuando te mueves culpando a otros logras alejar personas que pueden llegar a ser un referente importante para tu aprendizaje.

2. Eres reactivo ante los comentarios, observaciones u oportunidades de mejora que otros te pueden ofrecer.

Si tienes una imagen tan perfecta de ti mismo que nadie puede aportar para tu aprendizaje, o no puedes evitar responder antes de permitirte reflexionar en la veracidad de lo que te dicen, estás comportándote como una persona tóxica. Este tipo de comportamientos difícilmente les aportan a las relaciones y hará que los demás tengan que hacer grandes esfuerzos para comunicarse efectivamente contigo.

3. Manipulas hasta lograr lo que quieres de las otras personas.

¿Sientes el impulso de agredir verbalmente o elevar tus tonos para lograr lo que quieres? ¿Usas tácticas de manipulación para conseguir lo que deseas?

4. Hablas mal de otros.

¿Prefieres hablar con otras personas sobre lo que te molesta de alguien, en vez de abordarlo directamente con la persona implicada? Cuando buscas indisponer a otras personas para sentir que tienes razón o quizá para ganar aliados, se van generando atmósferas de difícil comunicación que deteriorarán las relaciones.

Entonces, ¿cómo puedo evitar ser una persona tóxica?

  • Sé sincero contigo mismo, enfrenta tus inseguridades y ten valentía para trabajar tu amor propio.
  • Eleva tu autoestima y aprende a aceptar, a respetar a otros tal como son y a comunicarte con las diferentes personas.
  • Busca ayuda profesional si tus comportamientos están tan arraigados que realmente te cuesta modificar este tipo de comportamiento.

Identifica las personas tóxicas de tu entorno con estos tips

Muchos de los temas de agotamiento laboral no son realmente por la carga de trabajo, sino por la manera en que nos relacionamos con los demás . Aquí te presento algunas señales para identificar personas tóxicas a tu alrededor:

1.Las personas tóxicas solo piensan en ellas mismas.

Las personas tóxicas son manipuladoras, incluso, desde la amabilidad. ¿Te ha pasado que terminas dándote cuenta que hiciste su voluntad una vez ya estás comprometidos con la acción? ¿Has sentido que, de maneras extrañas, terminas sintiéndote obligado a hacer lo que ellas quieren?
Las personas tóxicas se victimizan y culpan otros de sus fracasos.

2.Son pesimistas y negativos por naturaleza.

Hablan de la vida en forma pesimista y con frecuencia ven lo que les sucede como cuestión de mala suerte. Se muestran con poco interés para encontrar su responsabilidad en las cosas que les suceden. De este modo hablan sobre la vida como injusta ya que favorece a otros más que a ellos.

3.Les molesta el logro de otros.

Ante los éxitos ajenos suelen reaccionar como si los demás hubieran hecho trampa para llegar allí, o como si lo hubieran logrado por azar. Además, acostumbran señalar solo lo malo y buscar argumentos para explicar que la otra persona no se merece el éxito que tiene. Constantemente se refieren a otras personas para criticarlas o para resaltar los errores de los demás.

¿Cómo afrontar una persona tóxica?

  • Acepta que es una persona que necesita apoyo y que quizá aún no se ha dado cuenta.
  • No te dejes afectar ni caigas en su juego.
  • Usa un lenguaje empoderado y formula muchas preguntas ayudándole a darse cuenta de su toxicidad, y de que en sus manos está la solución a las situaciones que enfrenta.
  • Recuerda que todo cambio depende de cada uno. Si la persona tóxica a tu lado se resiste a mejorar y a aprender que puede ser diferente, tienes la alternativa de alejarte de ella.

La convivencia no mata el amor

Hay una frase que se ha vuelto muy popular en nuestro entorno: ¨la convivencia mata el amor¨. Por eso hoy quiero invitarlos a revisar sus paradigmas frente al tema y dejar de aceptarlos sin reflexionar qué es lo que mata el amor. En este sentido, durante la convivencia, muchas parejas logran elevar el amor y también la comprensión de éste.

Pero, ¿qué es lo que realmente mata el amor? Voy a compartir algunos tips que pueden hacer más enriquecedoras las relaciones de convivencia, ya sea en pareja, de amigos, de familia, o de compañeros de trabajo.

  1. Acepta que somos seres diferentes y que, como tal, vemos la vida y las situaciones de manera particular. En la convivencia, por más compatibilidad que haya, habrá momentos de diferencias y, si estas no se conversan ni se discuten, tarde o temprano van a lesionar la relación. Es necesario aprender a discutir de forma constructiva, con el foco en el problema y no en la persona. Hay que tener valentía para mirar la situación, leerla con objetividad, y la capacidad de aceptar que la diferencia hace parte de la vida para aprender y enriquecer los encuentros.
  2. Aprende a tener espacios propios: esto no implica tener un espacio físico, aunque algunas parejas también lo hacen. Todo ser humano necesita ese espacio para la reflexión de yo con yo: pueden ser pasatiempos personales, hobbies, o amigos que nutren y nos permiten refrescar el encuentro con nuestra pareja, con nuestros compañeros de trabajo y familia. Recuerda: pasar tiempo a solas también cualifica la calidad del tiempo que tienes en tus relaciones.
  3. Expresa con frecuencia lo que valoras de la relación y, mucho más, si la relación es de pareja o una relación afectiva. Mantener el estímulo apreciativo también mantiene viva la relación y estimula a elevar el afecto que los conecta.
  4. Ten valentía para reconocer cuándo te equivocaste, para hacer juicios sobre las oportunidades de mejora edificando y no criticando al otro, para poner punto final a los conflictos y reconocer cuándo es el momento de entrar en el espacio personal para reflexionar. Pero, sobre todo, valentía para acordar unas reglas de juego o acuerdos para la interacción en los momentos difíciles.
  5. Ten capacidad para perdonar al otro y volver a empezar con energía renovada. Con los años y como seres humanos en aprendizaje, habrá muchos cambios en el proceso de madurez. La incapacidad de dejar el pasado atrás y volver a empezar con energía renovada, es uno de los grandes traumas en las relaciones duraderas, con una consecuencia grave: si éste no mata la relación, puede terminar acabando con tu vida por enfermedad física real.

Podrían ser muchos más los secretos que parejas exitosas podrían compartir. Sin embargo te invito a practicar estos cinco aspectos y constatar cuánto podría cambiar tu vida en términos de vitalidad, salud personal y de las relaciones que sostienes.


Los mitos más comunes a la hora de emprender

Tomar la decisión de emprender implica superar muchos temores y atreverse a superar paradigmas que pueden ser inhibidores del desarrollo exitoso del emprendimiento.

Aunque hablar y pensar en positivo impulsan los emprendimientos, estas acciones no son suficientes cuando detrás de tu pensamiento positivo hay paradigmas arraigados y temores que se ocultan.

Atreverse a revisar aquellos paradigmas que pueden frenar el impulso o desarrollo del emprendimiento es vital, puesto que la comprensión de estos y la generación de alternativas para enfrentarlos generan niveles más amplios y potenciadores para el emprendedor y su creación.

A continuación, presentaré algunos de los mitos más comunes que enfrentan los emprendedores

1.La meta principal del emprendimiento es generar un salario fijo.

Ese es uno de los grandes temores en los emprendimientos, pero la seguridad que ofrece el salario fijo se puede constituir en el bloqueador de tu proyecto.

¿Cómo enfrentarlo? Realiza un análisis muy aterrizado del plan de negocio, incluyendo tu estudio de mercado; revisa tu ingreso mínimo requerido para para tu punto de equilibrio y bienestar personal.

Ser un emprendedor es llevar un estilo de vida con disposición a aprender y a tomar riesgos de salir de la zona de confort, con la firme comprensión de que la vida en sí misma es una aventura y de que ni siquiera un salario fijo te puede dar la seguridad final que necesitas. Así que si tu emprendimiento nace de una convicción profunda, esto puede llegar a proporcionarte seguridades más amplias y basadas en ti mismo, cosa que no sucede con el salario fijo.

Recuerda que quien huye de la inversión, también huye de la ganancia. Y como dijo John D. Rockefeller: "Que no sea que, por temor a renunciar a lo bueno, te pierdas de perseguir algo grandioso".

2.Un emprendimiento no permite tener tiempo para el descanso ni para la vida personal.

Muchos emprendedores inician su proyecto con tanto entusiasmo, que temen sacar un minuto para su vida personal o sus hobbies.

Es más, muchas veces abandonan a sus familias y amigos con la excusa de "tengo que cuidar el negocio", o por exceso de dedicación. Esto los hace perder lucidez y el foco real del propósito mayor.

La falta de descanso o la falta de administración del tiempo personal y laboral puede ser determinante en el disfrute y  el mantenimiento a largo plazo del emprendimiento.

Si bien como emprendedor tu eres el administrador total de tu tiempo, es importante que lo hagas como cualquier gerente responsable en la consciencia de balancear fuerzas y mantener alta la vitalidad para tus horas de mayor productividad.

3.Temor al qué dirán o a defraudar a los otros.

Un emprendimiento que nace de tu verdadero potencial, no requiere tanto de la admiración de los otros como sí de tu seguridad personal y de tu convencimiento del producto que ofreces.

Tu seguridad propia será la seguridad que le puedes ofrecer a tus clientes y el temor al fracaso o al qué dirán solo son excusas que nos inventamos para no brillar como verdaderamente lo puedes hacer.

Entiende que cada paso que das con la fuerza que te viene de tu profunda inspiración, es un paso que traerá nuevas lecciones. Habrá equivocaciones que pueden traer aprendizajes; sin embargo, mantener tu impulso en alto será lo que finalmente revele la grandeza de tu emprendimiento.

"Emprender es un reto personal que tiene que ver contigo y con los tuyos. No desistas"

Edwin Amaya.